sábado, 28 de marzo de 2015

Conociendo a Hugo 4: Regreso a casa

Oliver no reaccionó hasta que ella cerró la puerta del coche. «Pero, ¿Qué coño ha pasado?» pensó pasándose las manos por el pelo. Ella había estado a punto de besarle y lo peor de todo era que él lo había deseado. Pero aquello no podía ser, él tenía a su hijo, se debía a cuidarlo.


Cuando Elsa regresó no volvieron a hablar, era un silencio incómodo, ella se sentía avergonzada y él no sabía qué hacer. Después de dejar a Hugo en su cuarto el ambiente se relajó. Con la excusa de organizar la semana Oliver le pidió que se quedara un momento. Era tarde, ninguno de los dos había cenado, así que demostrando que era un hombre de recursos saco un par de pizzas del congelador y las metió en el horno. 

Ella se sentó a esperar en el sofá mientras él hacía la cena, se sentía fatal por lo que había pasado en el coche y no sabía muy bien cómo comportarse. Nerviosa sacó el móvil del bolso para leer los mensajes que pudiera tener. Leyó varios de sus amigas, que sorprendidas por su espantadas le preguntaban cómo estaba el niño. Les contestó con una sonrisa en los labios y decidió entrar en Facebook para ver las fotografías que iban subiendo. Entonces lo vio, allí estaba Gabriel besándose con una chica que no había visto jamás. Él mismo había subido la foto acompañada del mensaje más hiriente que había sido capaz de idear. «Esto sí que es una mujer de verdad, ¡pivonazo!» Sin poder ocultar su dolor a Elsa le rodo una lágrima por la mejilla. En ese momento, notó como Oliver se sentó a su lado.

-¿Cenamos aquí o en la cocina?-preguntó mientras ella se limpiaba los ojos.

Agradeció en silencio que él no se hubiera dado cuenta de que lloraba. Lo que no pensó es que estaba tardando mucho en contestar.

-Elsa, ¿qué pasa?-preguntó preocupado.



«Mierda» se dijo a si misma cerrando los ojos. Tenía que buscar algo con que distraerlo pensó mirando a los lados.

-No, nada-contestó sonando menos convincente de lo que quería.
-¿Seguro?
-Seguro-replicó intentando una sonrisa-Me encanta ese cuadro.

Elsa señaló el cuadro que tenían en frente haciendo que a Oliver le golpeara todo su pasado.

-¿En serio?
-Sí, es divertido.


¿Divertido? Si Ana la hubiera escuchado habría montado en cólera. Eran tan diferentes. Dudó un instante, ¿debía contarle su historia? Quizás no pero el caso es que quería saber que le pasaba. A lo mejor si se abría ella acababa imitándole.

-Elsa, te aviso que se nos va a enfriar la cena-le advirtió mirándole a los ojos-Pero es que quiero contarte algo.


Antes de seguir hablando vio como ella lo miraba con curiosidad. Entonces cogió aire y se lo contó. Le habló de Ana, su mujer, era pintora y aquel cuadro era suyo. Le contó que a ella le encantaba porque era uno de los primeros que pinto mientras estudiaba bellas artes. Le habló de cómo poco a poco fue triunfando, de lo orgulloso que se había sentido y de lo feliz que fue cuando se quedó embarazada de su hijo. Acabó su relato hablándole del terrible accidente de tráfico que en el que perdió su vida cuando volvía de su primera exposición. Él se había vuelto antes a casa porque Hugo era muy pequeño y no querían que estuviera mucho rato con la niñera. Al ver que ella no regresaba a la hora que le había dicho supo que nada bueno había pasado. Una hora después la policía llamó a su puerta para contarle que un conductor ebrio había chocado frontalmente con el coche de Ana y que ella murió en el acto.

Al acabar su relato, Oliver se dio cuenta de que estaba abrazado a Elsa. Ella había apoyado la cabeza en su pecho y lloraba en silencio por la madre de su hijo.


-Shh, no llores, por favor-la consoló secándole las lágrimas con los dedos.
-Lo siento mucho-contestó con voz temblorosa.
-No te preocupes, de eso ya hace tiempo. ¿Me quieres contar porque llorabas?
-No tiene importancia-respondió ella más tranquila.

Oliver le estaba acariciando la espalda con un ritmo constante. Le daba vergüenza decirle lo que la había hecho llorar y más después de lo que él le había contado. Le miró y supo que quería saberlo, que no pararía hasta saber el porqué de su disgusto así que decidió hablar.

-Es por culpa de Gabriel-confesó notando como Oliver se tensaba.
-¿Es tu novio?
-No.
-¿Entonces?-insistió él de manera cortante.

Era normal que quisiera saber quién era, al fin y al cabo, la estaba abrazando. Realmente estaba casi tumbada y, para ser sincera, se estaba muy bien.

-Lo era, hasta esta tarde por lo que me acabo de enterar-respondió intentándose separar pero él no le dejo.
-¿Qué te ha hecho, Elsa?-preguntó con calma escondiendo la tensión que había en su voz.
Aquella pregunta le hizo estallar.
-¿Qué me ha hecho? Pues para empezar liarse con otra, mira-le acusó enseñándole el móvil como si él fuera el culpable-.Pero no acaba ahí, lleva meses ignorándome, permitiendo que le mendigara tiempo, haciendo que me sienta una doña nadie por trabajar en lo que puedo. Él y su mundo perfecto en el que está constantemente de fiesta. ¿Responsabilidad? No creo ni que sepa que existe la palabra. Es que te juro que es...que es...
-Un gilipollas.



Elsa levantó la cabeza y le miro con los ojos muy abiertos. Menudo discurso le había soltado ¡y eso que no quería hablar! Entonces notó como la incorporaba mientras le miraba a los ojos y siguió hablando.

-Un subnormal, un perfecto imbécil, alguien que no te merece...y al que le tengo mucho que agradecer.

Las últimas palabras le chocaron.

-¿Agradecer?-preguntó con un hilo de voz.
-Sí y mucho.

Aquellas palabras fueron un susurro, una caricia que le rozó los labios antes de que él la besara. Se dejó llevar por aquel maravilloso momento degustándolo como si el mundo se acabara en ese mismo instante.


Al final Oliver iba a tener razón. Tendría que agradecerle a aquel imbécil el fantástico giro que acababa de dar su vida.

Fin.

Capítulo 3                         Reseña                                     
¡Si os gustó o no os gustó esta entrada no olvideis dejar vuestro comentario! Mil gracias por vuestra opinión

13 comentarios :

  1. Respuestas
    1. =D!! Me alegro mucho de que te guste ^^

      Eliminar
    2. =D!! Me alegro mucho de que te guste ^^

      Eliminar
  2. OMG, que lindo final, Elsa se lo merecía después de todo:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si ^^! A mi me encantó escribirlo =D!!
      un besito

      Eliminar
  3. Oh!!! ¿Y si te digo así de repente que ya no son 4 capítulos y que son 8? jajaja Tienes que escribir más :O jajaja Ahí hay una preciosa historia de amor comenzando... jajaja
    Enhorabuena por el relato guapísima ^^ Un besazo enorme!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj Si duplicas el número de capítulos habrá que escribirlos =D! Sois bastantes los que me pedís que continué esta historia y, la verdad, es que no se que hacer...lo pensaré ^^ jejejeje mil besitos!

      Eliminar
  4. Me he quedado con ganas de más.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. =D Es que es una historia muy tierna^^ A mi Hugo me tiene totalmente enamorada <3

      Eliminar
  5. WOW O.O no me dejes asi :C quiero mas :D me a encantado esta historia, diria que en realidad todo una historia de maor esta comenzando. Independientemente de la iniciativa, pienso que deberias subir mas capitulos :3
    Si decides hacerlo por fa avisame, me gustaria saber mas de esta historia, igual continuare pasandome por tu blog :3
    Un beso enorme!
    PD: Mañana mismo subo la reseña de esta maravillosa historia :3

    ResponderEliminar